El Paseo de La Reforma

06/10/2008 at 8:39 6 comentarios

1870

1870

 

 

 

1880. Tomando como referencia el caballito, la avenida que sale a la derecha es Reforma, al fonde se ve el castillo. La que sale a la derecha es Bucareli

1880. Tomando como referencia el caballito, la avenida que sale a la derecha es Reforma, al fonde se ve el castillo. La que sale a la derecha es Bucareli

 

 

 

1883, entre La Palma y Chapultepec

1883, entre La Palma y Chapultepec

 

 

 

La imagen es de algún momento entre 1895 y 1900

Entre 1895 y 1900

1900

1900

 

 

 

Durante las fiestas del Centenario

Durante las fiestas del Centenario

 

Desconozco el año, pero debe ser entre 1910 y 1920

Desconozco el año, pero debe ser entre 1910 y 1920

1950. La esquina de Insurgentes y Reforma

1950. La esquina de Insurgentes y Reforma

1950

1950

1964

1964

En el cerro del Chapulín, los Tlatoanis Aztecas tuvieron casa de recreo y balneario. Todo esto en un hermoso bosque, de donde los conquistadores obtuvieron madera para levantar la nueva ciudad española, por lo que casi nada quedó de aquella exhuberancia.

La ruta para ir a Chapultepec desde la Gran Tenochtitlan era la calzada de Tlacopan, actual calle de Tacuba, hasta la Tlaxpana, y desde allí por la calzada de La Verónica, hasta Chapultepec.

Había otro camino más recto, pero mucho menos conocido y transitado. Era por medio de canales que iban desde el lago que circundaba la ciudad, por el rumbo este, hasta Chapultepec. Muchas embarcaciones seguían ese camino, que era una vía lacustre que seguía más o menos la traza que tiene ahora el Paseo de la Reforma.

La idea de una lujosa calzada fue de la archiduquesa Carlota Amalia, quien hizo ver a al empeorador Maximiliano la conveniencia de abrir un camino entre la ciudad –entonces el centro de la actual Ciudad de México- con el Castillo de Chapultepec.

Maximiliano en realidad no necesitaba ser convencido. Era un fanático de las construcciones; siendo archiduque en Triste, construyó los jardines y el castillo de Miramar; y cuando fue virrey de Lombardía, llevó a cabo la construcción de la Piazza del Duomo, en Milán.

La imperial pareja quería una calzada que superara en belleza al bulevar parisino de Las Tullerías. Querían un eje urbano donde el arte y el comercio, las actividades recreativas para el pueblo y la pompa aristocrática convivieran sin sombra; originalmente arrancaría en la Plaza de Armas, es decir el Zócalo, tomaría las calles de Plateros y San Francisco (actual calle de Madero), atravesaría la Alameda central, llegaría a una glorieta engalanada con la estatua ecuestre de Carlos IV y se abriría paso hasta el Bosque de Chapultepec.

En el proyecto, que terminó siendo solo eso, con apenas unos cuantos tramos realizados, participaron los arquitectos Carl Ganglof Kaiser, Grube y Hoffmann y, por el lado mexicano, el arquitecto Ramón Rodríguez Arangoity y los artistas Felipe Sojo, Miguel Noreña y Santiago Rebull.

En 1864, comenzó la construcción de esta avenida, pero Maximiliano era tan impaciente que apremió a los arquitectos, contratistas y a los hermanos Juan y Ramón Agea para que trabajaran a la vez en diversos puntos. Los Agea, a su vez, contrataron a 18 arquitectos para ayudarles, entre los que se encontraban personajes que, más tarde, se convertirían en piezas importantísimas tanto para las construcciones en el Centro así como para las edificaciones en otras partes de la ciudad. Entre esos arquitectos se encontraban Manuel Delgado, Vicente Casarin, Manuel Rincón y Lorenzo de la Hidalga.

Para 1866, cuando el emperador recorrió los avances de la calzada, aún no se terminaban los 28 metros de ancho que don Maxi necesitaba para el paso del ejercito. Tampoco estaban listas las franjas laterales del terreno, donde habría árboles, faroles de gas y bancas de fierro colado; además de 20 palacios monumentales, con sus respectivas plazas, jardines y fuentes. Por lo menos ya estaban trazados los 3,435 metros necesarios para comunicar El Caballito con el Alcázar. También ya se había elegido el lugar exacto donde estaría la glorieta principal, e incluso los hermanos Agea, tenían planeado colocar un monumento a Colon. En este punto del camino, también se decidió que siempre no sería para todos; la avenida estaría cerrada para el populacho y solo transitarían por ella los emperadores y las familias distinguidas como los Lizardi del Valle, los Tagle de Adalid y los Vivanco Cordobanes. Incluso se hizo público un reglamento donde se prohibía el paso a carros y bestias de carga, así como a procesiones, entierros y reuniones sin el consentimiento de su majestad el emperador. Quien contraviniera estas ordenes, se haría acreedor a una multa de entre 25 y 100 pesos, o bien de un arresto de 15 a 30 días. ¡Caramba, si esto siguiera vigente, nuestro Señor Presidente Legítimo estaría ya purgando una cadena perpetua!

Bueno, la cosa es que poco tiempo después don Maxi fue fusilado.

Curiosamente, después de la muerte del empeorador, el Presidente Juárez dejó intactos los trabajos de la avenida; y digo curiosamente porque todos sabemos que Don Benito, después de la muerte de Maxi, no quería saber nada ni de Chapultepec, ni del Castillo y que hasta mando demoler el Hospital de San Andrés por el hecho de haberse celebrado ahí un servicio fúnebre en honor al fallecido títere de Napoleón tercero.

Tanto Don Benito, así como su Ministro de Fomento, Colonización, Industria y Comercio, el ingeniero Francisco Herrera, vieron en la avenida un camino seguro para ir de la ciudad a Chapultepec, pues otras rutas para realizar ese viaje, eran famosas por estar repletas de bandidos, al punto que José Zorrila, el autor de Don Juan Tenorio, aseguraba que entre los arcos del camino se apostaban el enemigo cobarde o el asalariado traidor” que se lanzaban contra cualquier “victima descuidada”. Así pues, el ingeniero Herrera mandó plantar fresnos y dio a la avenida el nombre de Calzada Degollado, en honor al mártir de Tacubaya Don Santos Degollado.

A partir de 1869 se hicieron muchos trabajos, sobre todo de limpieza, se removió cascajo, se quitaron miles de metros cúbicos de tierra, se colocó la fuente de la glorieta central y se abrieron alcantarillas con coladeras de chiluca. Y, desde luego, se revocó el decreto aristocrático y el 17 de Febrero, por orden del “C. Presidente de la República Benito Juárez”, Calzada Degollado se destinó a paseo público. Su tramo comprendía de la estatua de Carlos IV a la garita establecida antes de llegar a Chapultepec.

La Garita de Chapultepec

La Garita de Chapultepec

 

 

 

En 1872, después de la muerte de Don Benito, el entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada, volvió a fraguar la idea de tener una avenida a la altura de la República, un proyecto monumental que enaltecería la trascendencia histórica y política del Presidente Juárez. Y en un decreto más, se determino que “la calzada que conduce desde la estatua ecuestre de Carlos IV hasta Chapultepec se denominará en lo sucesivo Paseo de la Reforma”.

¿De dónde salió el nombre?, Salvador Novo, en su Historia de los Paseos de México escribió: “no era posible ni tolerable ni admisible que aquella calzada o paseo llevase el nombre del emperador o la emperatriz. Podría haberse llamado Juárez, pero este nombre ya se había impuesto a todo lo que hoy conocemos por su avenida desde el día triunfante en que la recorrió. Pero Reforma, ese sí sonaba bien. Por un lado, reformaba las intenciones del seudo emperador y por otro, darle ese nombre de Reforma honraría para siempre las Leyes de Reforma. No había más que hablar. Había nacido el Paseo de la Reforma”.

Y, claro está, se procedió a una nueva remodelación. Se edificó una glorieta al final de la calzada, se pusieron banquetas con cinco metros de ancho, se puso vigilancia pública para el beneficio de los paseantes, se prohibió el paso a las comitivas que iban al cementerio de la piedad, porque afeaban el paseo; se reconstruyó el puente que Maximiliano había dejado inconcluso. El suyo era de madera, y se usaba para atravesar el desagüe de los llanos de la hacienda de La Teja -la mencionada hacienda era muy grande, ocupaba los terrenos que actualmente pertenecen a las colonias Juárez, Cuauhtémoc y parte de Santa María La Rivera; y en realidad yo no se en que parte de los llanos de la hacienda se encontraba el puente-, que en temporadas de lluvia, se tornaba imposible de cruzar; en cambio, el Republicano se construyó con cimentación, pilares y vigas, y quedó tan bien que las noticias del periódico eran que el “puente traería la ventaja de que los caballos puedan entregarse a un trote más rápido y menos monótono”.

Pero aún faltaba algo: el paseo ya estaba muy bien para los caballos, pero aún era áspero a la vista, de modo que, igual que Maxi, se recurrió al ingenio francés. Lerdo de tejada comisionó a los miembros del Cabildo para que embellecieran el paseo y estos consultaron Les promenades de Paris, escrito por el paisajista urbano Jean Alphand, quien transformó el bosque de Bologne y los jardines de los Campos Elíseos. Los paisajistas mexicanos determinaron plantar eucaliptos, un árbol australiano que abundaba en el valle de México, y de paso erradicar con ello “el tifo, las fiebres intermitentes y otras calenturas malignas que se desarrollan por las miasmas palúdicas que se desprenden de las aguas estancadas que se hallan en derredor de la capital”; así como 2 mil fresnos y sauces con sus respectivos arriates para protegerlos.

Así mismo, entre 1873 y 1876, se amplió la calzada a 25 metros en la parte central y 10 metros para cada camellón lateral. La glorieta central que Maximiano tampoco terminó, se reubicó y se trazó con un diámetro de 120 metros y fueron construidas cuatro glorietas más a cada 500 metros, con un diámetro de 110 metros cada una. Se colocaron ocho bancas de piedra de 23 metros de largo y pedestales donde serían colocadas estatuas con figuras de la mitología grecorromana tomadas de un catalogo traído de París.

Las estatuas de Colón y Cuauhtémoc: Más o menos por ahí de 1877, comenzó el florecimiento de estatuas a lo largo del Paseo de La Reforma. La primera no estaba pensada para Reforma, sino para una glorieta en Buenavista frente a la estación de trenes. Fue encargada al escultor francés Enrique Cordier, llegó a Veracruz en 1875 y estuvo en una bodega hasta que un año después le permitieron llegar a la capital. Se trataba del monumento a Colón. La figura señala al horizonte y, a los costados del pedestal están fray Juan Pérez de Marchena, prior de la Rábida; fray Diego de Deza, defensor de Colón ante la junta de los teólogos; fray Pedro de Gante y fray Bartolomé de las Casas, defensores y evangelizadores de los Indígenas Mexicanos. El monumento que costó 16 mil pesos, fue inaugurado en 1877.

Monumento a Colón, principios del siglo XX

Monumento a Colón, principios del siglo XX

Glorieta de Colón, 1950

Glorieta de Colón, 1950

 

 

 

Díez años tuvieron que pasar antes de que la segunda glorieta estuviera terminada y se procediera a colocar otro monumento dedicado a los héroes patrios. En 1878, se llamó a un concurso para crear una estatua de Cuauhtémoc; lo ganó el ingeniero Francisco Jiménez, pero desafortunadamente, falleció antes de completar su obra y fue sustituido por Miguel Noreña y Gabriel Guerra, quienes representaron al héroe con un atavío de dignatario Indígena, penacho de plumas de quetzal y empuñando una lanza en gesto defensivo. El pedestal esta decorado con elementos geométricos mixtecos que se combinan con elementos de estilo clásico como cornisas, columnas y molduras, y a los pies del pedestal hay leopardos, también de bronce como todas las figuras del monumento. Fue inaugurado el 21 de Agosto de 1887.

Monumento a Cuauhtémoc, 1887

Monumento a Cuauhtémoc, 1887

 

 

 

 

 

 

Monumento a Cuauhtémoc, actualmente

Monumento a Cuauhtémoc, actualmente

 

 

 

Los héroes Republicanos: Fue Francisco Sosa, un entusista de las virtudes nacionales, quien tuvo al idea de convertir el paseo en una avenida colmada de estatuas de héroes de cada estado de la República. La idea fue aprobada de inmediato, y se determinó que los pedestales creados por el gobierno de Lerdo para figuras de la mitología, sirvieran ahora para estos nuevos fines. Era el año 1887 y cada uno de los estados se comprometió a donar estatuas fundidas en bronce, de cuerpo entero y tamaño natural; así mismo se acordaron ciertas reglas: los héroes deberían ser personajes muertos y de probada celebridad, y habría un jurado especial que daría el visto bueno a las obras, pues no ce aceptarías trabajos sino de gran calidad artística.

Las primeras en llegar al paseo fueron las del Nigromante, osea Ignacio Ramírez, quien entre otras cosas fue escritor y periodista; y la del también escritor y además abogado Leandro Valle.. Fueron obra de Primitivo Miranda, se realizaron con bronce procedente de viejos cañones del gobierno capitalino y se develaron e 1889. En ese mismo año, Veracruz envió las efigies de Miguel Lerdo de Tejada y del doctor Rafael Lucio, obras de Epitacio Calvo.

Yucatán eligió a Manuel Cepeda Peraza y a Andrés Quintana Roo, los monumentos también fueron realizados por Calvo y fueron develados en 1890. Hidalgo participó enviando las figuras del sacerdote Nicolás García y Julián Villagran, ejecutadas por Juan Isla, en 1890. Sonora participó con dos generales: Ignacio Pesqueira y Jesús García Morales, obras del escultor Enrique Alciati, descubiertas al público en noviembre de 1891.

Nuevo León envió a un general, Juan Zuazua y al digamos….gran fray Servando Teresa de Mier; estas obras fueron elaborados por Jesús Contreras, quien se rumora, se equivocó de personaje y le dio un rostro distinto al padre Mier, y por eso se retrazó la inauguración de sus piezas hasta el año de 1894. Oaxaca envió al general Antonio León y al historiador y patriota Carlos María de Bustamante, éstas obras fueron hechas por Ernesto Scheleske y fueron develadas en febrero de 1895.

San Luís Potosí envió las imágenes de Mariano Jiménez y Ponciano Arriaga, también de Jesús Contreras. Éste señor Contreras agarró buena chamba y de una vez hizo las de Jalisco: el general Donato Guerra y el historiador Manuel López Cotilla, los cuatro en 1896. Durango por supuesto envió al general Guadalupe Victoria y al escritor y periodista Francisco Zarco, las obras son de Gabriel Guerra y Melesio Aguirre respectivamente, también de 1896. Chihuahua eligió a los generales Javier Ojinaga y Mariano Coronado, otra vez obra de Jesús Conteras, que aprovechando su popularidad y buena racha, se siguió con las de Coahuila: Juan Antonio de la Fuente y Miguel Ramos Arizpe, ambos personajes formaron parte del Congreso Constituyente de 1823.

Les digo que Contreras andaba muy de buenas y, como dice mi abuelita, se siguió de filo y realizó los monumentos de José Eduardo Cárdenas y Gregorio Méndez, de Tabasco; Francisco Primo de Verdad y José María Chávez, de Aguascalientes; Hermenegildo Galeana y Leonardo Bravo; y las de Antonio Rosales y Ramón Corona, quienes participaron en el sitio de Querétaro.

Ese tal Contreras agarró muy buena chamba, si quieren conocer un poco más de su obra, vayan a la Alameda, ahí también hay varias esculturas de su autoría.

Michoacán envió a Ignacio Rayón y al único poeta de toda la lista, Francisco Sánchez de Tagle, las obras fueron realizadas y develadas entre 1898 y 1899. Finalmente el escultor Federico Hondedeu realizó, en 1902, a Juan José de la Garza y a Pedro José Méndez.

Francamente desconozco la bibliografía de la gran mayoría de estos personajes y la ubicación de sus efigies sobre el Paseo de La Reforma y, aunque cuento con el material de referencia, esos datos los dejaré pendientes para un futuro post.

Ahora hablemos un poco del Ángel de la Independencia. En realidad no es un ángel, la obra se llama la Victoria Alada y no es un él sino una ella. El trabajo escultórico se debe a Enrique Alciati.

Como parte de las fiestas del Centenario de la Independencia, Porfirio Díaz promovió la realización de un monumento espectacular que hiciera honor a los héroes que nos dieron la Patria. A partir de 1900, comenzaron las remodelaciones y la nivelación de la glorieta donde estaría la columna, ya perfilada por Antonio Rivas Mercado. En 1902, Díaz puso la primera piedra en solemne ceremonia, utilizando una cucharita de plata para echar la mezcla.

El 16 de Septiembre de 1910, frente a una tribuna de honor donde se encontraba Díaz y todo su gabinete, se inauguró oficialmente la columna. El propio Rivas Mercado tomó la palabra para describir la obra . En ella también trabajaron Gonzalo Garita y Manuel Gorospe, aparte de Enrique Alciati.

En el pedestal y frente a la inscripción “La Nación a los Héroes de la Independencia”, se colocó un gigantesco león conducido por un niño, ambos de bronce, que simbolizan al pueblo, feroz en la guerra y dócil en tiempos de paz. En los ángulos del mismo pedestal, están representadas la Ley, la Justicia, la Guerra y la Paz. El pedestal está coronado por un grupo independentista compuesto por Miguel Hidalgo, José María Morelos, Vicente Guerreo y Javier Mina.

El fuste está decorado con una fama alada, guirnaldas, palmas y anillos con los nombres de otros insurgentes. En el capitel de la columna ha águilas del Escudo Nacional. Y rematando la columna la Victoria Alada, de 4.5 mts de alto en bronce dorado. Lleva entre sus manos una cadena rota y la corona de laurel de la gloria.

En el mausoleo se encuentran los restos de Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Leona Vicario, Andrés Quintana Roo, Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, Juan Aldama, José Mariano Jiménez, José María Morelos, Mariano Matamoros y Nicolás Bravo.

1908, se puede ver algo de la construcción.

1908, se puede ver algo de la construcción.

 

 

 

1910

1910

La glorieta del Angel, entre 1916 y 1918

La glorieta del Angel, entre 1916 y 1918

 

 

 

1933

1933

1957, después del terremoto

1957, después del terremoto

 

En la actualidad

En la actualidad

 

 

Para finalizar La Diana Cazadora. En 1942, llegó a Reforma la segunda mujer, La Flechadora de la Estrella del Norte, a la cual, por razones que yo no conozco, todos le decimos La Diana Cazadora o simplemente La Diana.

El diseño de la escultura lo hizo el arquitecto Vicente Mendiola, la escultura es obra de Juan Francisco Olaguibel y la modelo fue una secretaria de PEMEX llamada (H)Elvia Martínez, aunque durante muchos años se rumoró que era Ana Berta Lepe. Pero hay evidencias en las que se ve a doña Helvia posando con un traje de baño chuiquitito, se dice que el escultor solo le pidió a la modelo que posara desnuda al final, para afinar algunos detalles

La modelo, antes y después

La modelo, antes y después

 

 

La modelo no pudo asistir a la inauguración porque estaba enferma de apendicitis.

La escultura ha estado en varios lugares diferentes, el primero de ellos fue en una glorieta que se formaba en la confluencia de Río Ródano y la Puerta de Los Leones de Chapultepec. Luego, cuando comenzaron las obras del Circuito Interior y del paso a desnivel de Av. Sonora, la fuente fue desmontada y guardada, cuando esas obras finalizaron en 1976, La Diana se volvió a instalar ahí, pero resultaba un lugar bastante inadecuado. Después, en 1992, la retiraron de esa zona y la llevaron al lugar que ocupa actualmente, por cierto, para instalar a La Diana en su residencia actual, se eliminó una fuente que se llamaba o le decían de Las Regaderas”.

1906. Podemos ver el trazo de Reforma, casi al final, cerca de Chapultepec, se ve la glorieta en la que se colocó la escultura originalmente

1906. Podemos ver el trazo de Reforma, casi al final, cerca de Chapultepec, se ve la glorieta en la que se colocó la escultura originalmente

 

 

 

Cuando estaba el glorieta de Rio Ródano

Cuando estaba el glorieta de Río Ródano

 

 

 

Fuente de "Las Regaderas"

Fuente de las Regaderas

 

 

 

Actualmente

Actualmente

 

 

La Liga de la Decencia, apoyada por la primera dama Soledad Orozco de Ávila Camacho, censuró el desnudo por obsceno, y el entonces regente obligó a Olaguibel a ponerle un taparrabo soldado a la escultura, que fue retirado hasta 1966 o 1967.

 

Aqui se puede ver la escultura con el taparrabo

Aquí se puede ver la escultura con el taparrabo

 

 

Yo he escuchado a quines dicen que La Diana que está Reforma es una copia, y que el original se encuentra el la plaza de un pueblo del estado de Hidalgo llamado Ixmiquilpan.

Bueno, creo que es todo lo que puedo decir del Paseo de La Reforma, quedan pendientes las biografías y las ubicaciones de las estatuas, tal vez en algún momento me anime a hacer ese post.

Lo unico que me resta decir es que aprovechen los Domingos de bicicletas para recorrerla, en verdad es una buena experiencia.

El Paseo de La Reforma en la actualidad. Comparen con la primera imagen de este post.

El Paseo de La Reforma en la actualidad. Comparen con la primera imagen de este post.

 

 

Anuncios

Entry filed under: Calles del Centro Historico. Tags: , , , , .

Chapultepec Pensamientos Extraños, Duodécima Parte

6 comentarios Add your own

  • 1. DarkLord  |  27/04/2009 en 20:09

    muy buena tu pagina, te felicito, el unico pero que le veo es que por tu manera de expresarte de AMLO y el hecho de que para referirte a Benito Juarez, lo escribes entre comillas “señor presidente”, pues saco en conclusion que la manipulacion de TV apezta y TeleRisa sigue vigente; cual concordia, cual paz, ellos continuan fomentando a traves de sus merolicos la division y el encono, y solo un aturdido o ciego no ve el desastre de pais y de economia a nivel ciudadano de a pie, que esta dejando el “requete legitimisimo” de Felipe Calderon y sus achichincles, si ya se, vas a decir que este site no es de politica, bla bla, ¿AMLO? por favor, el verdadero peligro para Mexico se llama PAN y Felipe Calderon, pero sigan votando por mas de lo mismo!!!

    Responder
    • 2. mikeap  |  28/04/2009 en 10:04

      Gracias por la felicitacion, que bueno que te gusto la pagina. Solo un apunte:
      Yo estoy completamente de acuerdo contigo, el verdadero peligro para Mexico es el PAN, FECALIN, TV Apezta y Teidiotiza, eso ha quedado demostrado ampliamente, hay que estar ciego para no ver todo el daño que la ultraderecha radical y represora le esta haciendo a nuestro querido pais.
      Si cuando hablo de AMLO lo llamo “Presidente Legitimo” y cuando me refiero el Don Benito Juarez pongo “Señor Presidente” es por respeto; no lo hago en tono ironico.
      Por otro lado, el objetivo del blog no es hablar de politica, sino tratar de resaltar lo hermosa que en realidad es la Muy Noble y Leal Ciudad de Mexico; sin embargo, hay un par de posts en los que trato de hacer conciencia sobre el pesimo gobierno del espurio y su banda; checalos, uno es el del segundo informe de fecal y otro es el de las granadas que estallaron en Morelia el 15 de Septiembre.

      Saludos y nuevamente gracias por la felicitación

      Mikeap

      Responder
  • 3. Konyag  |  09/06/2009 en 5:19

    Muy buena la reseña que haces.
    Los comentarios son los que no van de acuerdo con el sentir del pueblo.
    No partidices y piensa en UNA NACION, para que México pueda salir del pozo en el que PRI, PAN, PRD, CONVERGENCIA, y bolsillos de todos los oportunistas, se sigan hinchando, mientras el pueblo sigue pagando.
    ¿No les parece cíclico y repetitivo todo esto? ¿Parece que Maximiliano se sigue paseando por Reforma!
    Que Juárez sigue entregando la Nación a los extranjeros!
    Que Santana regala y regala trozos de Nación!
    Piensen en México… y quítale los colorcitos y los partiditos oportunistas. Si no te parece lo que están haciendo, pues no te quedes escribiendo y desde ahí lanzando piedritas.
    Haz algo por tu patria, levanta a tu nación…
    Porque de lengua, ya me hicieron daño los tacos.

    Por cierto, ¿Todavía se siguen peleando la Plaza del Angel de la Independencia?

    Es interesante como el pueblo mexicano se conforma con un pedacito de tierra, y se olvida del verdadero territorio.

    En fin.
    Espero que despierten muchachos!

    Responder
  • 4. manuel  |  05/07/2009 en 14:05

    me agrado mucho este reportaje vivo en madrid y soy de México, pero hay una foto que estoy buscando es el angel de la independencia a lo lejos pero solo existia tierra y no avenida en reforma

    Responder
  • 5. ominorg  |  11/10/2009 en 19:22

    Hola, lo que me gustó fue la reseña gráfica de esta que es la avenida más bonita de este país. Es muy bonito pasera por sus andadores a la sombra de grandes árboles, con un mobiliario urbano tan interesante como esas bontia bancas. De pronto encontrarse una feria artesanal, o una venta de libros y la gente paseando, saliendo del trabajo o simplemente disfrutando de esta ciudad.
    Hay que tener también presente que no todo es bello, y al igual que el país, tiene una parte que no es la que suele salir en las fotos.

    Responder
  • 6. game mendozini  |  17/04/2011 en 21:45

    QUE LASTIMA QUE NUESTRO PAIS ESTE YA EN MANOS DE UNOS CUANTOS YA ES TIEMPO DE ASER UA REVOLUCION PASIFISTA SIN SANGRE ACABEMOS POR SACAR DEL PODER A ESTA GENTE INUTIL DEL PODER. …YA ES TIEMPO

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

octubre 2008
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: