Pensamientos Extraños, Cuarta Parte

11/08/2008 at 10:07 Deja un comentario

 …Pero también hay que decir que muchas veces las mujeres abusan de su condición y de que nos saben dependientes a ellas, para utilizarnos. Muchas mujeres que se saben amadas y muchas que se saben deseadas o deseables usan a los hombres para satisfacer su ego o sus necesidades; para ejemplificar el caso voy a mencionar un pasaje de un libro de Esther Vilar, “una mujer muy atractiva, vistiendo traje sastre, medias de seda, con manicure de estrella de cine va manejando su auto por la carretera, de pronto un neumático revienta y ella no sabe qué hacer y solo acierta a bajarse del auto y poner cara de desventura y preocupación para que algún hombre se compadezca de ella y la ayude; en eso un hombre que se dirigía a una junta muy importante se detiene a un lado y pregunta ¿la puedo ayudar?, Si gracias por favor, no se qué hacer, llevo mucha prisa y se tronó un neumático, ¿trae gato en la cajuela?, no se; permítame sacar el mío… finalmente el hombre cambia la llanta del auto de la mujer, él termina muy sucio y ya sin tiempo de llegar a su reunión, pero con la satisfacción de haber ayudado a tan digna princesa a resolver su problema; ella se va del lugar a toda velocidad y apenas dice un lacónico gracias, ya en el camino ella piensa, que bueno que soy tan atractiva, ah, ese pobre tonto, gracias a él no me arruiné la manicura”.

No digo que así sean todas, ¡¡por dios, que bueno que hay cantidad de mujeres entronas y pensantes!!. Pero muchas sí piensan así, es más, están educadas para pensar así, educadas por madres entupidas, las cuales solo se prostituyen con sus esposos para obtener de ellos lo que les plazca; y es una fregadera porque así educan a sus hijas quienes repiten el patrón de conducta. ¡¡Pero mas estúpidos son los hombres que siguen creyendo que esas mujeres a las que ayudan en verdad lo necesitan!!, pobres de esos hombres, si supieran que solo los utilizan.

Yo creo que la prostitución entendida como un trato comercial entre dos cuerpos se da precisamente por la dependencia; cuando un hombre no puede hacerse legítimamente dependiente de una mujer, entonces va y busca a una vendedora de efímeras felicidades para que él pueda ser en tanto ella le dice que es, “papacito que bueno estas, eres guapísimo, nunca me lo habían hecho como tú”, o en el más jodido de los casos la comerciante de placer se transforma por un rato en una amable escucha que se dedica a oír la perorata en la que el cliente le narra lo jodida que es su vida.

Todos somos dependientes de algo o de alguien, ni siquiera un robinsón es independiente, pero la idea es que seamos más dependientes de nosotros mismos que de los demás, o bien que si vamos a depositar o a sustentar nuestra dependencia en alguien más, ese “alguien” debe ser una persona que nos quiera y nos respete, debe ser alguien que sepa utilizar nuestra dependencia en nuestro propio beneficio…

Anuncios

Entry filed under: Locuras. Tags: .

El Palacio Nacional La Pena Infinita de La Estrella de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

agosto 2008
D L M X J V S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: