El Palacio Nacional

11/08/2008 at 10:06 Deja un comentario

 

Aqui podemos observar una manifestación frente a Palcio

Aqui podemos observar una manifestación frente a Palcio

Durante la Revolución, en 1913
Durante la Revolución, en 1913

 

 

Otra durante la Revolución

Otra durante la Revolución

 

Antiguamente ese predio estuvo ocupado por el Palacio de Moctezuma y los españoles le llamaron Casas Nuevas de Moctezuma. La Corona española se lo otorgó a Hernán Cortés, quien construyó un palacio-fortaleza con tres patios; en el centro se levantaba una torre para guardar pólvora. Su hijo Martín, lo vendió al rey Felipe II para que se instalara el gobierno español de la Colonia y se le añadió un cuarto patio. Se hicieron obras y se transformo con el material de lo que fuera el Palacio de Moctezuma. Esta nueva sede del poder político se inauguró el 14 de Agosto de 1563. El primer virrey que lo habitó fue Luís de Velasco, quien gobernaba desde 1550.

La sede virreinal empezó a crecer. En este espacio estuvo la cárcel de la Corte y La Casa de Moneda. Claudio de Arciniega, arquitecto de La Catedral, diseño las portadas de lo que se llamaba entonces Casas Reales. En 1624 un motín le causó graves daños, lo que motivó a que se hicieran las primeras modificaciones importantes.

Apenas se habían reestrenado las Casas Reales, cuando vino la gran inundación de 1629, ésta inundación deterioró el Palacio de manera importante, sobre todo la fachada. Ya cercano el fin del siglo XVII, después de una mala cosecha, los ánimos del pueblo se encendieron impulsados por el hambre y el 8 de Junio de 1692, se lanzó un asalto al edificio y se le prendió fuego. El virrey Conde de Gálvez se salvó al salir disfrazado aparentando ser un amotinado más.

Se formó una comisión para reparar los daños causados por el motín y el deterioro natural que sufría. Se reestreno en 1697, las habitaciones del virrey se dispusieron lo más lejos posible de “la furia popular”. A los patios se les incorporaron arquerías y columnas que en poco tiempo fueron invadidas por los comerciantes de la plaza y la muchedumbre que habitualmente los rodeaba.

Transcurrió otro siglo en mejoras y obras al palacio que en su mayoría no se terminaron. Solo con la llegada del virrey Juan Vicente de Güemes y Horcasitas, segundo conde de Revillagigedo, el palacio comenzó a remozarse en serio. Él impulsó la aplicación de los conceptos estéticos del neoclásico y los incorporó de lleno al Palacio.

Poco tiempo después, México fue un país independiente, y el acta que así lo declara se firmo precisamente en este Palacio.

Pocas obras se hicieron en la primera mitad del siglo XIX, mucho más frecuente era ver sus muros horadados por la artillería de los rebeldes en turno. Aunque hubo personas, como Santa Ana, quien procuró mantenerlo a la altura de su calidad de Alteza Serenísima, y el general Mariano Arista, que mandó abrir una puerta en el costado noroeste de la fachada, que aún es conocida como la Puerta Mariana. Por ese mismo lado, Don Benito Juárez hizo acondicionar en el segundo piso su residencia de Jefe del Poder Ejecutivo. Maximiliano ordenó hacerle las transformaciones adecuadas a sus intenciones de continuar rodeado de los lujos cortesanos de Europa. La obra más importante y duradera es la escalera de mármol blanco que da al Patio de Honor.

Porfirio Díaz hizo trasladar al balcón central la Campana de Dolores; además modificó la fachada, introdujo la telefonía y los elevadores eléctricos.

La mayor transformación tuvo lugar en 1926, por órdenes del inventor de lo que se convirtió en el pri. Eliminó los adornos y remates neoclásicos para sustituirlos por otros de estilo neocolonial. Recubrió la fachada con tezontle y chiluca y le agregó un piso más.

 

El patio central tiene una fuente octagonal con un Pegaso, obra de Humberto Peraza. En el cubo de las escaleras hay un mural titulado Historia y Perspectivas de México, pintado en 1941 por Diego Rivera.

En el primer piso hay más obras de Rivera, la primera es una escena del mercado tradicional de Tlatelolco; al fondo la ciudad de Tenochtitlan con sus canales, pirámides y chinampas. Los otros temas son el proceso de hilado, tejido, teñido y decorado del algodón, la extracción de la goma de chicle y el desmonte de la selva. Artes y oficios como el arte plumario, la elaboración de escudos, la orfebrería y la elaboración de máscaras. En el fondo se ven escenas de pesca y cacería. También esta la escena de un encuentro de gobernantes en Tajín y a tras de ellos la pirámide de los Nichos. Extracción y procesamiento de hule. Homenaje al maíz. El cacao: cosecha, despulpado, secado y molido. Proceso de la obtención del pulque y la fibra de maguey. La explotación de los esclavos y lo indígenas. La evangelización.

Más adelante se encuentra el Recinto Parlamentario, es una reconstrucción porque el original desapareció en 1872 a causa de un incendio. Se reinauguró en 1972. Ahí se exponen, entre otras cosas, medallones en altorrelieve de Don Benito Juárez y otros distinguidos liberales; en la vitrina central hay un ejemplar de la Constitución de 1857, jurada en éste recinto.

También esta la Tesorería, que data de 1926, fue proyectada y construida por el arquitecto Manuel Ortiz Monasterio con la colaboración de Vicente Mendiola. Conserva su decoración original con una mezcla de elementos donde se aprecia la incipiente influencia del Art Deco.

En el ala norte, entre el primer y segundo patio Mariano, hay una estatua de Don Benito Juárez, fundida con los restos de los cañones y balas arrebatados a los conservadores y a los franceses durante le Guerra de Intervención. En el primer piso de esa ala norte, justo donde Don Benito ubicó su residencia, esta el Recinto Homenaje a Don Benito Juárez, consta de tres áreas donde se exhiben muebles, retratos, libros, cartas, objetos relacionados con la masonería que practicaba Juárez, monedas, ropas y utensilios de uso personal de la familia Juárez.

En parte posterior del Palacio, hacia el este, se encontraba la Biblioteca de Finanzas Públicas, estaba en un edificio que durante la época colonial se conocía como Capilla de la Mortadela y que data de 1588. Durante el imperio de Maximiliano se llamó Capilla de la Emperatriz. Durante el sexenio de Zedillín se habilitó un jardín con plantas originarias de México. Todas están debidamente identificadas y, entre ellas, resalta la comúnmente llamada “de las manitas”, por la semejanza que tienen sus flores con una mano.

 

A finales de los 20`s, ýa con el tercer piso

A finales de los 20`s, ýa con el tercer piso

 

En los años 30`s

En los años 30`s

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Entry filed under: Centro Historico. Tags: , , , , , .

La Plaza De La Constitución Pensamientos Extraños, Cuarta Parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

agosto 2008
D L M X J V S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: