La Inauguración del Palacio Postal

23/07/2008 at 13:57 Deja un comentario

 

Porfirio Díaz al llegar a la inaguarción  Pacio Postal 

 

 

 

 

El 18 de Febrero de 1907 el periodico El Imparcial publicó la siguiente crónica respecto a la inaguración de la Casa de Correos que se había llevado a cabo un día antes. Quiero compartir esa nota porque me resulta muy interesante e ilustrativa de un evento que, en su momento, fue muy importante para México. Aparte me gusta mucho lo descriptivo que resulta el articulo.

Bueno, aquí esta:

El tan esperado acontecimiento llegó ayer; fue solemnemente inagurada la Gran Casa de Correos que la levanta su blanca silueta reclamada de encajes cincelados, en el ángulo de las calles Santa Isabel y San Andrés.

El 14 de Septiembre de 1902, el señor General Díaz colocó la primera piedra  del importante edificio y ayer abrió los portones al servicio público. La capital cuenta con un monumento más del arte contemporáneo, digna mansión de uno de los organismos administrativos más útilles y benéficos.

Aspecto del Edificio: Acicalado, flamante, bello, casi deslumbrador; como denota un gran adelanto, con fruto de refinamiento de las artes, como la satisfacción de un ideal de progreso, erguíase imponente el magnifico edificio, al parecer orgulloso de sutentar nuestra tricolor enseña, que flotaba por primera vez en lo alto de su calado frontis.

Estaban abiertas de par en par las dos puertas principales, para recibir a los numerosos invitados. Del pasillo central que avanza hasta la zona de cajas de apartados se formó un salón en que se dispusieron hileras de asientos, y en el testero una plataforma de tres secciones y dos escalinatas paralelas, alfombrada de escarlata y rodeada de ricas colgaduras verde olivo. El dosel presindencial remataba en un escudo nacional, modelado de bronce; y todo el borde superior del anfiteatro se veía coronado de banderas, cuya policromía simbolizaba la fraternal amistad que une a nuestra patria con el mundo civilizado. Estas banderas eran de los 60 países que forman la Unión Postal Universal, y estaban distribuídas de izquierda a derecha por riguroso orden alfabético, a saber: Alemania, América (Estados Unidos del Norte), Austria, Argentina, Bélgica, Bolivia, Bosnia Herszegovina (sic), Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Colombia, Congo, Corea, Costa Rica, Creta, Cuba, Dinamarca, Dominicana (República), Egipto, Ecuador, España, Francia, Gran Bretaña, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, India Británica, Italia, Japón Liberia, Luxemburgo, México, Montenegro, Nicaraguam Noruega, Orange, Panamá, Paraguay, Países Bajos, Perú, Persia, Portugal, Rumania, Rusia, Salvador, Servia, Siam, Suecia, Suiza, Túnez, Turquía, Uruguay y Venezuela.

Sostenidos por los bastidores, había candelabros metálicos con globos opalinos, y al pie de las escalinatas descansaban bronces alegóricos, cuyas figuras presentaban guirnaldas luminosas. Y este era todo el adorno del improvisado salón, una parte del cual cubría, a guisa de bóveda, la meseta de la escalera monumental, que tiene balaustradas de bronce, y peldaños de mármol blanco. El pavimento de mosaico con guardas de armonioso colorido, sólo tenía un pasillo de alfombra escarlata.

En la plataforma de honor, El Señor Presidente de la República, recibido con aplausos, y a los acordes del Himno Nacional, tomó asiento bajo el dosel, y a sus lados, los señores Secretarios de Relaciones, Hacienda, Comunicación, Justicia, Instrucción Pública, Guerra y los Subsecrearios de Gobernación y Fomento.

En la sección de la derecha se instalarón los honorables miembros del Cuerpo Diplomático, y las damas que los acompañaban. Estaban allí representados Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Rusia, España, Jap´pn, Cuba, El Salvador y Honduras.

En la sección del lado izquierdo vimos a los señores Subsecretarios de Comunicaciones y de Guerra, al Senador Ing. D. Sebastián Cmacho, al Magistrado Lic. José Zubieta, al Director General y al Subdirector de Correos, al Gobernador del Distrito, al Presidente del Consejo Superior de Salubridad, al Presidente del Ayuntamiento, al Gobernador del Palacio Nacional, al Arquitecto Adamo Boari (autor del proyecto), al Lic. Don Ricardo Guzmán, Ingeniero Gonzalo Garita, y a los ayudantes del señor Presidente y del Señor Secretario de Guerra.

La Ceremonia: La orquesta del Conservatorio Nacional de Música , dirigida por el maestro Meneses, instalada sobre una plataforma acústica en la galería del lado Norte, correspondiente al segundo cuerpo del edificio, inició la fiesta con la deliciosa obertura “Carnaval” de carácter polifónico y descriptivo, elegantísima y llema de matices delicados, que la batita del director hizo resltar.

El señor Gonzalo Garita, quien dirigió la construcción de la nueva Casa de Correos, hizo a grandes rasgos y con muy buen método, la distribución del edificio, y proporcionó datos interesantes sobre la resistencia, materiales empleados, situación, estilo arquitectónico, decoración interior, obrtas de fundición, y carpinteria, accesorios, dotaciones de luz y de agua, etc,. sin hacerse difuso, y logrando hacer amenohasta cierto punto, su interesante informe.

Después fue escuchada con detalle la “Polonesa Heroica” de Chopin, majestuosa, esplendida, digna de epopeya y en la que la orquesta se abrillanta, por la excelencia de la instrumentación.

En segundo lugar abordó la tribuna el señor Ing. D. Norberto Domínguez, que hoy dirige la marcha del Servicio Postal Mexicano. Su discurso, sincero, expresivo y elegante produjo honda impresión en el auditorio.

Inaguración del Servicio: El Señor Presidente abandonó la plataforma seguido de su humerosa comitiva, mientras la orquesta volvía a tocar el Himno Nacional, y se dirigió a los buzones para depositar unas tarjetas postales, miniaturas pictóricas del Sr. Leandro Izaguirre, é inagurar así el servicio postal en la Nueva Casa de Correos. Después depositaron sus correspondientes tarjetas, obsequiadas por la Dirección de Correos, los señores Secretarios de Estado, el Cuerpo Diplomático, los Funcionarios Públicos y por último, los invitados en general.

La comisión de obsequio dedicó a cada persona cuatro tarjetas de las que llevan grabados en el anverso y en el reverso, nuestro nuevo Edificio Postal, con la fecha de la inaguración, dos de las tarjetas tienen estampillas del porte urbano; la tercera del porte interior; y la cuarta estampilla del porte internacional.

Fueron tomadas por asalto las mesillas de mármol para escribir las direcciones en las tarjetas, y damas y caballeros formaron en las galerías animados grupos.

La romería a los buzones era interminable. Todos los empleados estaban en sus puestos, y el servicio ordinario se reanudó en las nuevas oficinas, sin la menor alteración.

Los invitados recorrieron los diferentes departamentos admirando su elegancia y la comodidad de ellos; luego se instalaron en las afligranadas del cuarto cuerpo, desde donde se domina la escalera monumental, la que abre sus dobles tramos en una combinación ingeniosa.

El edificio, contra lo que suponía, esta inundado de luz. Los rayos solares difundiéndose en los cristales despulidos de la techumbre que abre la escalera, produce una iluminación suave y excelente.

Muchas personas ascendieron a las azoteas, desde las cuales, se domina la ciudad, se descubre íntegro el cinturón de montañas que formal el bellísimo Valle de México, con sus aldeas pintorescas en diversos planos, sus calzadas rectas y sus bosques en eterno verdor.

Todo era movimiento, alegría, sorpresa y elogios en aquel esplendido palacio.

La significación de la magna obra entusiasmaba a los visitantes. El órden y la disciplina en el trabajo, observados en las distintas secciones postales, era una demostyración de mejoramiento.

Entrada al público: poco después de terminada la Ceremonia, se permitió la entrada libre y aquello fue una verdadera avalancha. Durante la tarde aumentó el público. El depósito de tarjetas postales subió de punto.

Por la noche el edificio se vio iluminado profusamente con sólo su dotación propia, que es de primer orden.

Indudablemente México cuenta ya con uno de los mejores edificios postales del mundo.

La Secretaría de Comunicación y Obras Públicas se hace acreedora de más amplio elogio y gratitud pública.

Fin de la nota de El Imparcial

Aqui podemos ver al Palacio cuando estaba siendo construido

 

Anuncios

Entry filed under: Centro Historico. Tags: , , , , .

La Plaza Guardiola Un poco de la historia del Palacio Postal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

julio 2008
D L M X J V S
    Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: